SOLICITO OPINIONES SOBRE MI CUENTO

Tema en 'Intercambio literario' iniciado por hijo_prodigo, 1 Jul 2014.

  1. hijo_prodigo

    hijo_prodigo Bovino maduro

    Hola a todos mis herman@s bakunos. Como dice el titulo, solicito sus opiniones acerca de un cuento de fantasia que estoy escribiendo, la verdad es que no se si el tema va en esta sección o en el foro literario, pero es que lei algunos de los temas de esa sección y como que sentí que no encaja el tipo de formato de lo que estoy escribiendo, yo mas bien considero mi obra como base para un comic. En fin, pues si me equivoque de lugar para postear, pues agradecería que me lo indiquen para cambiarlo de lugar. Y sin mas dilatación, le comparto una sección de mi creación.



    El Principio de los Héroes


    Nada… ¿Realmente existe el nada?, ¿el vacío?

    Gracias a los avances científicos y tecnológicos, hoy podemos ver materia en los espacios más mínimos en los que creíamos que no podía existir nada. Hoy sabemos que hay más de lo que podemos ver, que existen cosas como los átomos, células o microorganismos invisibles a la vista, y con cada día que pasa, nos topamos con otras maravillas que creíamos que no podían existir, cosas que en otros tiempos se hubiera atribuido a la magia o a milagros, incluso a que llegaron de otro mundo. Todo esto nos da respuestas a los misterios e incógnitas que nos atormentaban, pero también nos presentan más preguntas, ¿Cómo funcionan?, ¿siempre han estado ahí?, ¿Qué efecto tienen sobre nosotros?, aunque la verdadera pregunta sería:

    ¿De dónde llegaron?...



    Costa Ravendert, cerca del Imperio de Istlamp.

    -Aun cuando todo parece normal, ya nada lo es… Siento que ha pasado una eternidad desde que comencé con estos cambios, y aunque ya no tengo temblores, la sensación de malestar no me deja por completo.

    Llevo más de una semana sin comer, sin beber ningún líquido y no me siento mal, al contrario, me siento lleno de energía, fuerte como si fuera capaz de levantar montañas o mover ríos.

    Nuevamente siento como se apodera de mi esta extraña sensación, y aunque parezca increíble, ya no es tan desagradable, tal pareciera que la estaba esperando, con cada oleada que llega, voy fortaleciéndome, haciéndome más fuerte, ya… ya no… es desagradable.

    Uring-Ta, así es como me llamaban, así es como me llamo, pero por alguna razón, cada vez que miro a mi reflejo, no me reconozco, y aun cuando no he cambiado físicamente en nada, mi rostro me parece extraño, como si fuera de alguien mas, algún viejo conocido, alguien que alguna vez vi hace mucho tiempo, alguien que no tuviera que ver nada conmigo.

    ___________________________________________________________________________________________________

    Aldea Protomarta, de los Clanes Tux y Ta…

    En el centro de la aldea, se reúnen los líderes de los Clanes. El asunto que tratan en muy delicado, ya que determinara hacia qué camino se enfilaran los destinos de todos los habitantes, una mala decisión y podría desaparecer todo el Clan Ta, pero quizás… no haya otra solución.

    - ¡Es imposible continuar así!, ¡llevamos 6 lunas esperando por Uring!, pero él no se digna aun a venir, las demás aldeas esperan ver que acción tomaremos por la destrucción de Kinkornt, el no actuar sería un claro ejemplo de debilidad, y sin Istlamp apoyándonos, ¡podríamos perder el apoyo de las demás aldeas y eso, eso es un lujo que no podemos darnos!



    - Todos estamos conscientes del valor y el peso de las palabras del Líder Soeb-Tux, pero tiene que entender que es preciso seguir con las reglas legadas por los ancestros, los cuales han hecho posible nuestra existencia por milenios, el clan Tux no puede ir a la guerra sin sus hermanos del Clan Ta, seria confirmar la existencia de una ruptura en la aldea y, los demás Clanes pensaran que somos débiles. ¡La unión es la base de nuestra fuerza!



    - Respetable Censor Balatl-Ta, entiendo el motivo que le mueve a defender a su Líder ausente, pero ni con toda su elaborada oratoria, lograra dar solución a nuestro problema. ¡Debemos actuar ya! Tenemos que dejar de esperar a que un joven líder indeciso e inexperto nos lleve al final de nuestro poder. El ejército invasor del norte está más cerca de nuestras costas, y aun cuando el mar Ifgeneo los ha retrasado, es una realidad que desembarcaran tarde o temprano, y si ellos no nos destruyen, las otras aldeas que desean nuestro poder lo harán, ellas sí que lo harán.



    Se apodero un pesado silencio en toda la sala. Todos eran capaces de entender los sentimientos que albergaba en su interior Soeb, e inclusive, había un buen numero del Clan Ta que pensaba igual, si bien hacia poco que Uring ostentaba el título de Líder del Clan Ta, eso no aumentaba la confianza que tenían los otros aldeanos en él.

    No es que dudaran de su valor o de su amor por el Clan, pero lo que realmente incomodaba a todos era su poca edad. Normalmente el líder asumía el mando después de morir el anterior, que generalmente solía ser su padre, y aun cuando esto pasaba, el nuevo líder ya había adquirido la experiencia necesaria en combate, planeación y liderazgo debido a las batallas de expansión que sostenían con las aldeas vecinas. Uring se había desenvuelto bien en las últimas batallas, de hecho los guerreros empezaban a visualizar un líder en él, pero eso había sido al lado de su padre Orcost-Ta.

    Orcost-Ta era un gigante tanto en lo físico como en el campo de batalla. Él era capaz de despertar grandes sentimientos en todos los guerreros, incluidos los rivales, un guerrero de casi 3 metros de altura, brazos fuertes y musculosos, de edad avanzada pero que su cuerpo no reflejaba, era casi tan fuerte como los Tantors de las junglas de Nulgaj, y aunque su gran tamaño lo hiciera verse lento, nada más alejado de la verdad, cientos de bravos guerreros cometieron el error de subestimarlo, y ahora yacen en el Cíbamo, esperando por su juicio.

    Todas las aldeas lo respetaban, y las que no lo hacían, le temían. Gran parte del territorio había sido conseguido bajo su dirección en batalla. Todos esperaban encontrar el mismo valor y fortaleza en su hijo, quien día a día se parecía cada vez más a su heroico padre. Sin embargo, las últimas semanas habían sido de total desconcierto, Uring actuaba cada vez más y más extraño, y aun cuando todos se daban cuenta, nadie mencionaba nada, no porque no se interesaran en él, lo que pasaba es que nadie sabía que palabras podrían decirle, no era nada fácil pasar por todo lo que estaba ocurriendo a su alrededor.

    El Ejército Invasor

    Semanas antes de la caída de Kinkornt, cerca de Ravendert.

    Orcost-Ta estaba recostado sobre la hierba, observando... contemplando el inmenso campamento que había levantado el ejército de la aldea Zunga. Aun no le daba crédito a sus ojos, le costaba creer que las demás aldeas de la provincia del este de Istlamp, dejaran sus diferencias para unirse en un solo grupo de guerreros y avanzar contra Protomarta, y aun cuando había escuchado de sus espías que el ejército que se había reunido era gigantesco no quiso creerlo hasta que el mismo lo viera, y lo que estaba viendo no le gustaba nada, es más, aunque lo tratara de negar, se sentía nervioso. Ya se encargaría de no dejar que se asomara ni un poco de ese sentimiento, no podía permitir que sus hombres se dieran cuenta de que el poderoso Orcost-Ta se sentia incómodo con la vista de ese vasto ejército. No se trataba de que tuviera miedo, un hombre como el curtido en mil batallas y forjado en la guerra, no tenía lugar en su alma para algo como eso, es solo que había algo que no dejaba de molestarlo, algo que estaba relacionado con que todos esos soldados estuvieran ahí, algo debió de permitir la unión de sus jefes de aldeas y le dio control y forma a sus odios, y lo peor es que lo encauzo contra Protomarta.

    Desde hacía siglos que las aldeas del Este estaban sumidas en guerras y conflictos, todas peleaban por ese territorio seco y estéril, había alianzas fugaces, que solo terminaban en guerras más largas debido a las traiciones que venían al poco tiempo de formarse esta, lo cual creaba sentimientos de rencor y división en todas las aldeas, podría decirse que no había ninguna de ellas que no se hubieran traicionado por lo menos una vez entre sí, y de pronto… nada. Dejaron de llegar reportes de guerras y conflictos, no se oían más noticias de aldeas peleando contra otras, las fronteras de la Costa Este se cerraron, dejaron de comerciar con otras regiones, Istlamp mando embajadores y espías para ver qué es lo que pasaba en ese lado de su imperio, pero los primeros no eran recibidos y los segundos jamás regresaban.

    Istlamp sabía que ni uniendo todas esas aldeas representarían un peligro para su reino y teniendo que preocuparse más por sus incomodos aliados del Sur, dejaron de verlo como un problema, decidieron no intervenir en los asuntos de ese lado y dejar las cosas como iban. Ese fue el primer gran error del Imperio de Istlamp.

    Al poco tiempo de que Istlamp dejara de prestarle atención a esa área, empezaron a ocurrir cosas extrañas, los barcos que importaban telas y productos exóticos de tierras lejanas empezaron a desaparecer, salían del puerto pero no regresaban, campos con cosechas enteras perdidas por misteriosos incendios , aldeanos desaparecidos en extrañas circunstancias, se escuchaban rumores de guerreros extraños que portaban armaduras brillantes, montados sobre bestias que asemejaban a los Tantors, con la diferencia de que estos parecían más feroces, visiones espectrales que acobardarían a los mismos Dioses, todos ellos provenientes del mismo Cíbamo.

    Cosas como estas no eran comunes, pero en Istlamp lo tomaron como cuentos e invenciones de la gente para explicar la desaparición de los barcos y las cosechas perdidas, no podían creer que existieran tales cosas, así que no prestaron más atención a estos rumores y continuaron ignorando las advertencias, ese fue su segundo gran error.

    Fue solo hasta que Kinkornt había sido destruida que Istlamp se dio cuenta de lo que en realidad estaba pasando a su alrededor. La Aldea Zunga había abierto nuevamente sus fronteras, pero solo para permitir que saliera el ejército más numeroso que se hubiera visto en toda la existencia del Imperio, nunca antes existió un ejército como el que salió de Zunga, y no solo infundían temor por ser numeroso y es que, a lo contrario que se pensaría, venían fuertemente equipados con armaduras brillantes de formas extrañas, lanzas y espadas relucientes, todos en perfecta sincronía y formación.

    Fácilmente se podía distinguir a cada uno de los escuadrones que componían ese ejército tan variado. Al frente se encontraban los guerreros del Clan Far, con sus cabezas colmadas de plumas multicolores de los Jilfirs, bestias feroces que anidaban en lo más alto de las montañas Gart, no era nada fácil matar a una de estas, menos aún llegar hasta sus nidos para poder tomar sus preciados huevos que los Far utilizaban en la elaboración de pócimas y medicinas.

    En medio de ejército, se encontraban los guerreros del Clan Likan; enormes luchadores, fuertes y de tez obscura, curtida por las horas sin fin que pasaban en las costas de su aldea, todos ellos portaban largas lanzas blancas, hechas con los huesos de los Torcacez monstruos marinos con afilados dientes y una piel gruesa y dura como la piedra, de esta misma, los likans construían sus escudos y armaduras. Los huesos, al igual que la piel, eran duros como las rocas, por lo que con ellos se elaboraban las lanzas con las que los cazaban, ya que solo las armas hechas de este material, podían atravesar su dura piel, no obstante hacía falta más que armas para doblegar a un Torca, se requería una fuerza bruta descomunal, así que los likans entrenaban arduamente todos los días.

    Atrás de estos soldados, estaban formados los hombres del Clan Luxt. Ellos de distinguían por ser despiadados y sanguinarios, habitaban la región más inhóspita de la aldea Zunga, el terrible calor acababa rápidamente con toda el agua, y aunque contaban con una extensa costa, estaba formada por enormes desfiladeros y peligrosos arrecifes que no permitían la construcción de puertos pesqueros. La zona era tan árida que no se podía cultivar alimento y para su desgracia, tampoco lo podían cazar, porque los únicos animales que poblaban el territorio eran los feroces Luxtarz, reptiles descomunales que escupían fuego y acido por sus fauces, su carne no era comestible y su piel, aunque casi tan dura y flexible como la de los torcas, además de resistente al fuego, se volvía frágil y quebradiza en cuanto moría el animal que la poseía. Así que al no tener otra cosa con la que comerciar, ellos mismos se ofrecían como mercenarios, se entrenaban desde pequeños en el arte de la guerra, y no todos llegaban a convertirse en guerreros, solo los más fuertes, grandes y sanguinarios tenían oportunidad de sobrevivir . Las demás aldeas en muchas ocasiones contrataban sus servicios para usarlos en sus guerras, por lo que no era extraño verlos luchar en ambos bandos.

    En la parte final de todos estos guerreros, se encontraban los poderosos guerreros de Daxtlan, a ellos se les conocía como “los siervos de Anguilon” Dios que gobernaba el Cíbamo. Enfrentarte a uno de ellos era sentencia segura de muerte. Eran rápidos, silenciosos, fuertes y certeros, su fama era conocida por todos los clanes, pero nadie sabía mucho de ellos. Los habitantes de Daxtlan no acostumbraban a meterse en las guerras de otros clanes, y cuando lo hacían, era básicamente para defenderse de los intentos de conquista que sufrían de los demás, lo que si se sabía era que su número era muy reducido y no sobrepasaban a los 10,000 guerreros, quizás ese fuera el principal motivo por el cual eran constantemente atacados, al pensar que eran menos, los líderes de los clanes vecinos creían que serían una victoria fácil, pero en la batalla, cada uno de ellos valían por 3 o 5 guerreros, así que a los invasores no les quedaba más remedio que retirarse, derrotados y humillados por los pocos, pero formidables guerreros de Daxtlan. Con el tiempo, las demás aldeas dejaron de intentar conquistarlos y empezaron a respetarlos y temerlos.





    Pues esta es una porción de mi obra, y me gustaría mucho que me dejaran sus comentarios acerca de lo que les pareció, y muchas gracias por tomarse 5 min para leerlo.
     
  2. rataloka

    rataloka Bovino de alcurnia

    Interesante la narrativa, pero un poco desordenada...
     
  3. hijo_prodigo

    hijo_prodigo Bovino maduro

    gracias por tu comentario, la verdad es que es la primera vez que escribo, se que desconozco mucho acerca de como deberia de ir organizado algo como esto, por lo que me ayudarias muchisimo si fueras un poco mas especifico en cuanto a que te refieres con desordenada, de antemano gracias por leer mi escrito.

    Saludos
     
  4. ncn

    ncn Bovino adicto

    Muy buena men, aunque si hay varios nombres que de primera impresión te quedas como y este quien es, o donde dice, pero enseguida que sigues leyendo vas atando cabos.

    Me gustaría seguir leyendo el resto de tu cuento, a primera mano, se asemeja a la parte donde Hernan Cortes va a conquistar a los Aztecas, uniéndosele el resto de las tribus, las cuales rendían tributo a los Aztecas.

    Deberías de colocar el resto, me dejo intrigado que onda con Uring-ta y Oscort-Ta...

    Saludos
     
  5. kokojutsu

    kokojutsu Bovino de la familia

    Me aburrí antes de terminar el tercer.. párrafo? Bloque? no entiendo bien cómo está separado el cuento o si son cuentos separados.
    Igual espero sigas escribiendo y mejorando.
     
  6. hijo_prodigo

    hijo_prodigo Bovino maduro

    Gracias por tu comentario, lamento que parezca aburrido mi cuento, la narrativa esta un poco confusa ya que se trata de jugar con los tiempos en los que suceden las acciones, es decir, si no terminas de leer todo no entenderás bien de que trata, es como las películas donde si no pones atención al principio, no entenderás la trama y terminaras por aburrirte porque no seguiste el hilo de los sucesos, aunque me gustaría que fueras un poco mas claro en el sentido de porque te aburrió, si porque no entendiste o en si de lo que trata no es de tu interés.




    Gracias por tu comentario, veo que si terminaste de leer completa la porcion que comparti, y te comento que espero terminar de pasar a word otras paginas para compartirlas, muchas gracias.

    Saludos.
     
  7. kokojutsu

    kokojutsu Bovino de la familia

    Le estoy dando otra leída, debo decir que la estructura me sigue pareciendo diferente, trato de no pensar mucho en ello; me gusta el efecto que da esa característica. No sé proqu´eme da la impreción que el cuento es apenas una especie de preámbulo. Será?

    Soy de los que piensan que en la primer página el autor debe dar una especie de adelanto, un ancla, una primer frase que te oriente y te de algo qué esperar del cuento, eso o absolutamente nada; por lo que hoy en cuento pude regresé a leerte completo. jajja!!

    Un saludo esperamos tus otros aportes.
     
  8. hijo_prodigo

    hijo_prodigo Bovino maduro

  9. joubertleo

    joubertleo Becerro

    Tus ideas están excelentes amigo, y tu imaginación es bárbara. Sin embargo hay algunos detalles gramaticales que si los logras perfeccionar... serías un verdadero crack.
    Es cuestión de práctica. Horas y horas de práctica, y sobre todo de lectura. Te recomiendo leer progresivamente obras clave, como los cuentos de Chejov, y continuar con los clásicos como Cortázar, para finalizar con Borges.

    Un ejemplo de lo que te resta puntos: escribiste "En la parte final de todos estos guerreros se encontraban los poderosos guerreros de Daxtlan.."
    Deberías haber escrito mejor algo como
    "Por su parte, los guerreros de Daxtlán eran una poderosa estirpe cuya fuerza estaba en lo más alto de la jerarquía imperial"
    o algo similar.

    ¿Notas la mayor elegancia y musicalidad en las palabras?

    Te doy mi apoyo amigo, tienes un brillante talento. Explótalo, no lo dejes opacar.

    mi wasap por si requieres más consejos literarios (+57) 3003396533 operador Tigo,de Colombia)
     

Compartir esta página