Historia cornuda

Tema en 'relatos eróticos' iniciado por adrova, 22 Ago 2016.

  1. mike_rot1

    mike_rot1 Becerro

    Muy buen relato. Gracias por compartirlo
     
    A adrova le gusta esto.
  2. adrova

    adrova Becerro

    Jeje, esto pasó hace ya casi dos años, y verás hasta qué punto le terminó encantando.

    Por otro lado, creo que tuve mucha suerte de que encontrara a alguien como Tony, pues gracias a que tuvo una experiencia así de cachonda ella se desató completamente.
     
    A chikito_3 le gusta esto.
  3. Del79

    Del79 Becerro

    A no ma... esta de poca su mouser este relato, me quiero imaginar a tu putita casada jajaja, espero en vdd que subas unas fotitos de tu vieja, sellaría con broche de oro todo este relato que esta genial.....
     
    A adrova le gusta esto.
  4. chikito_3

    chikito_3 Becerro

    Pues que suertudo amigo ojala y puedas compartir unas fotos de ese manjar de mujer que tienes.
     
    A adrova le gusta esto.
  5. Ray Talamantes

    Ray Talamantes Bovino adicto

    Buen relato, muy bien contado.

    Saludos.
     
    A adrova le gusta esto.
  6. kto

    kto Bovino maduro

    Increible mut buen relato ojala puedas continuar hoy con esa historua muy intrigante pero fabulosa y lastima ke lo condiciones a base de likes pero veo k ya recapacitaste
     
    A adrova le gusta esto.
  7. Arahel

    Arahel Bovino adolescente

    Magnífico relato! Ojalá haya continuado con más aventuras
     
    A adrova le gusta esto.
  8. nazgul

    nazgul Bovino Milenario

    Este relato está chingonsísimo, si tuviera fotos sería perfecto.
     
    A adrova le gusta esto.
  9. Camelot69

    Camelot69 Becerro

    Buenísimo tu relato... esperando la continuación.
     
    A adrova le gusta esto.
  10. adrova

    adrova Becerro

    De verdad, siento mucho la tardanza, pero he tenido cerros de trabajo, sin embargo, les comparto lo siguiente en la historia, OJO, la historia es real, aunque los diálogos (por el tiempo transcurrido, casi 2 años) no sean tan exactos. La entrega de hoy (y trataré de que sea una a la semana) la divido en dos posts.


    No podía creer lo que me contaba, digo las mamadas que le daba a su panochita no eran tan fuertes porque estaba concentrado en escuchar su increíble relato, la verdad es que en mi cabeza sólo flotaban las frases, “la mejor cogida de mi vida” y “la mejor verga que había probado”, pero en lugar de molestarme estaba mega excitado, era una combinación de dolor más que de celos pues era obvio que su teacher la había hecho sentir mucho, pero mucho más mujer que yo en toda mi vida, y aún con la ayuda de los consoladores, pero aunado a ese pequeño dolor me sentí increíblemente bien por ella, que disfrutara del sexo de una forma tan brutal provocaba que yo también me sintiera excitado y pleno, lo que no esperaba es que me dijera, anda cornudito, sácame un orgasmo con tu lengua como nunca lo podrás hacer como Tony lo hizo, así que empecé a meter mi lengua hasta el fondo y chupar de forma más lenta y profunda, ella empezó a gemir y a decirme cosas que nunca me había dicho y que nunca olvidaré:


    “Tony me dio la mejor cogida de mi vida, seguiré siendo su amiguita, vete acostumbrando cornudo, porque seguro después de cada clase le voy a dar las nalgas justo como se merece, y cada que llegues del trabajo me encontrarás muy bien cogida por un macho de verdad, vete acostumbrando a tus cuernos porque Tony te va a hacer muy cornudo, lo bueno es que te gusta saber que tu esposa está siendo bien atendida por todo un machote”


    Después de que me dijo esas cosas la verdad no aguanté y terminé, sin siquiera tocarme, era la segunda vez en dos días, en cuanto ella terminó, me dijo, así cornudito, ahora cógeme, me levanté, ella vio la mancha en mis pantalones y primero hizo una mueca de fastidio, pero inmediatamente después se empezó a reír y me dijo, de verdad que serás cornudo, te gusta tanto saber cómo me ensartó otro hombre, un hombre que me pudo coger 3 veces en una sola noche y tu te corres como un chamaco baboso, ya ves, por eso es mejor que me consiga un macho de verdad, para que no me deje a medias, y seguido a eso se puso a chatear con Tony; otra vez, no sabía qué sentir, pues estaba dolido por lo que me decía, pero al fin y al cabo era cierto, por fin encontró un macho que le daba la batería que necesitaba, y naturalmente, no era yo, y no me sentí tan mal.


    Eso pasó el día sábado, un día después de que mi esposa por fin se estrenara con otro hombre, pensé que habíamos tenido mucha suerte, pues había sido una experiencia grandiosa para ambos, yo por fin logré cumplir mi fantasía por la que había trabajado casi dos años, y ella por lo visto había tenido una sesión de sexo increíble, obviamente el sábado siguió siendo todo excitación, pero ya el domingo empecé a preocuparme, pues mi mujer había dado a entender que veía a Tony más como hombre que a mí, tenía miedo de que me cambiara, y se fuera con él, le externé mis dudas y ahí ella se portó completamente tierna y cariñosa conmigo, me dijo que no me preocupara, que a mí me amaba, que era una gran esposo y que la muestra final de ello es que era obvio que yo disfrutaba más sabiendo que ella estaba completamente satisfecha a nivel sexual, sin importar si era con otro hombre, que lo que me decía mientras me contaba o cosas así era producto de la excitación natural, que la entendiera, me dijo que si era mi decisión no volvería jamás a ver a Tony, obviamente le dije que no, que me encantaba esa nueva faceta suya que la demostración de eso era que terminaba sin siquiera tocarme, que eso me hacía sentir muy raro e impotente hacia ella, me contestó que no me preocupara, y con una sonrisa y bromeando me dijo que al fin y al cabo ya tenía un buen palo que la atendiera, que no importaba que yo acabara tan rápido, uf, eso me volvió a excitar y por fin ese día pudimos coger de nuevo, eso sí, en cuanto ella estaba excitada y siendo cogida por mí empezó a decir de nuevo, así cornudo así, cógete a esta puta esposa que le gusta más la verga de otro wey que la de mi marido, coge este conejo que ya fue estrenado por un macho de verdad, naturalmente con estas palabras no pude aguantar mucho más y acabé en segundos. Ella volvió a decirme que no me preocupara que ya se saciaría al día siguiente con Tony y me dio besos muy tiernos, pero me sentí obligado y me bajé a comerle la panochita para hacerla terminar.


    El lunes por la mañana mientras me cambiaba para ir a trabajar, mi mujer me contó que lo que estuvo chateando con Tony durante el fin de semana era su cambio de horario, pues ella le pidió que la pasara al grupo que terminaba más tarde posible y guñándome un ojo me dijo, para que al final le diera clases mucho más particulares, por lo que Tony la pasó al grupo de 7 a 8 de la noche, le contesté que qué bueno, que si quería yo pasaba por ella, que a las 8 estaba perfecto, pero ella se empezó a reír y me dijo que dudaba en salir a las 8, tal vez a esa hora terminaría su clase de inglés, pero la “atención personalizada” que recibiría después podría tardar mucho más, yo me reí también y le dije, ah, ok, si quieres márcame o envíame mensaje cuando te acaben de atender para pasar por ti, amor; y en eso quedamos.


    Para no hacerles el cuento largo, ya sólo les contaré por encima todo lo que ha sucedido y sólo entraré en detalles en las cosas más interesantes, baste decir que ese lunes me llamó hasta las 9 de la noche; con gusto pasé por ella y aún estaba agitada, empezó a decirme que ahora ni siquiera se fueron a la cama, sino que ahí mismo en el cuarto donde da clases, sobre la mesa se la chingó, primero boca arriba tomándole los tobillos y abriéndola completamente y después bien empinada, que a Tony le seguía gustando insultarme y hablar sobre el hecho de que estaba casada, que mientras lo hacían a él le encantaba decirle “putita casada” y a mi “esposo pendejo o cornudo”. Cuando llegamos a casa solo me dejó comerle la panochita, pues me dijo que Tony le había dado muy duro y que mi lenguita la aliviaba mucho, pero que ya no quería más sexo, al final, le dije que se sentía muy mojada, que a poco se había venido así después de coger, ella me respondió que no, que primero pasó al baño a limpiarse, que estaba mojada porque no se había secado, le pedí que para la próxima vez no se limpiara, que quería saborear su panochita totalmente cogida, ella me preguntó si estaba seguro, pues Tony tenía la costumbre de terminar dentro de ella y que era muy “lechero”, naturalmente le contesté que no había problema, tenía mucha curiosidad por saber a qué sabía la panochita de mi esposa completamente sucia por el sexo, la verdad no me importaba, y hasta me excitaba saber que podría venir bien llena de leche.


    El miércoles pasó casi lo mismo, me llamó tarde porque Tony se quedó con ella a darle su repaso y solo me dejó comerle la panochita, pero cuando le abrí las piernas para comérmela me quedé de piedra, pues su tanguita estaba completamente pegajosa, no pude evitarlo, perdí completamente la cabeza y me puse a olerla y lamerla como loco, mi esposa solo se reía y me decía, te gusta cornudo, te gusta que llegue bien cremosita, si hasta lames la crema de otro cabrón que traigo en la tanga, uf, solo de verme mi esposa también se estaba excitando, en cuanto terminé con su tanguita, me lancé a lamer su panocha, pero mi mujer, también perdida por la excitación me empujó sobre la cama, se sentó en mi boca y, literalmente, me cabalgaba mientras me decía, esto es lo que querías no, toda la crema que mi novio dejó para ti, límpiame bien cornudo, siente toda la leche de macho que traigo, y se movía como desesperada mientras yo trataba de sacar mi lengua lo más que podía y goterones de lo que suponía que eran los mecos de Tony me caían a la boca y yo lo disfrutaba, así seguimos, ella pidiéndome que la limpiara, que se notaba que me encantaba que llegara toda cremosita, que me fuera acostumbrando porque a partir de ahora tendría mi lechita cada que se viera con Tony; al final, ella terminó en medio de gritos de placer fuertísimos mientras me tomaba del cabello y se sentaba aún más fuerte en mi boca, y yo volví a terminar sin que me tocaran la verga, solo con la excitación de saber que mi esposa había llegado toda moqueada de su clase de inglés y yo lo había disfrutado de lo lindo. Después de terminar ella estuvo muy cariñosa conmigo, me dijo que la había hecho terminar casi tan rico como lo hacía Tony, que le había encantado que perdiera la cabeza por el hecho de llegar bien llena de leche de su novio, le pregunté por qué le decía así, y me contestó que apenas se le había ocurrido, que la excitaba estar casada y tener novio. También le pregunté si era en serio eso de que vendría ya siempre llena de leche, ella me contestó con otra pregunta, que sólo lo haría si a mi me gustaba, y al tocar mi pantalón para sacar mi verga y darse cuenta de que otra vez había terminado, se empezó a reír y me dijo, seguro te encantó cornudo, si hasta acabaste de nuevo como un chamaco baboso por limpiarme de crema el conejito. También me comentó que el viernes Tony la había invitado a cenar y que llegaría tarde de nuevo, pero también me dijo que como estaba cansada de dar excusas a su teacher sobre qué me decía por las llegadas tarde y, sobre todo, por la ropa super sexy que seguramente llevaría, le confesaría que yo no solo le daba permiso sino que estaba encantado de que un macho como él se cogiera a mi esposa, le pregunté si estaba segura de eso, que podría ser muy riesgoso, pero ella me dijo que sí, que estaba segura y que sabría que esto facilitaría mucho las cosas.

    Continuará . . .
     
    A Arahel y 020889 les gusta esto.
  11. adrova

    adrova Becerro

    Aquí les pongo lo que sigue:


    El viernes fue casi una copia del anterior, mi esposa y yo mandandonos mensajes desde la mañana a la tarde, pero cuando se fue a su clase de inglés ya no supe nada hasta pasadas las 4 de la mañana, yo estaba desesperado, la verdad con miedo a que mi esposa no regresara, a pesar de lo que me había dicho no podía quitarme de la cabeza que cuando venía recién cogida por Tony (al que ya descaradamente le decía “novio”) sólo me dejaba comerle la panochita, nunca me había dejado cogérmela y lo que era peor es que ambos habíamos disfrutado demasiado por la limpieza a fondo que le di el miércoles pasado, sin embargo, me tranquilizaba que ella se portara tan cariñosa conmigo. Traté de dormir, y lo hice por muy poco tiempo, pero cuando mi mujer llegó de su cita yo estaba ya acostado en la cama, por lo que me hice el dormido para saber qué hacía mi esposa, de inmediato llegó y se subió a la cama, pero de nuevo para cabalgarme la boca y decirme de cosas, fue delicioso de nuevo, pues no traía tanta leche como la vez pasada pero si se notaba que venía muy bien cogida. Cuando habíamos terminado y ya mucho más tranquilos le pregunté sobre si le había comentado a Tony que yo era un cornudo consentidor y ella me contestó que sí y me contó lo que pasó:


    “Mira amor, después de que me llevó a cenar a un restaurante muy bonito y de que nos regresamos a coger a su casa, estábamos recostados en su cama y él seguía burlándose de que era una mujer casada muy puta y tú un cornudo muy pendejo, pues no se explicaba cómo es que podía salir vestida prácticamente como una puta barata sin que tú te enteraras, sobre todo porque llegaba mucho después que tú, además de que cómo no te dabas cuenta del olor a mecos que traía cuando pasabas a recogerme después de clase y se dio la siguiente conversación:

    • Tony, es que no lo vas a creer, pero mi marido sabe todo sobre nosotros. Le dije.

    • Mira Laurita, no quiero tener problemas y menos con el pendejo de tu marido. Me contesto.

    • Jajajajaja, no te preocupes, es más mi esposo está de acuerdo en que tenga novio, es más, le excita toda esta situación. Le respondí divertida.

    • ¿En serio? No mamés, alguna vez escuché de hombres que les gusta batir el atole de sus esposas, pero nunca creí encontrarme con uno, pero, ¿entonces no hay problema? Me preguntó.

    • No claro que no, es más, él me ha ayudado a elegir y a comprado la ropita sexy con la vengo a coger contigo. Le aclaré.

    • Jajajaja, ¿en serio? Entonces tu marido es el que te manda vestida así como piruja para que yo disfrute de tí, pero, ¿él que gana con todo esto? Volvió a preguntar.

    • Pues la verdad no sabía, pero se mega excita de saber que me coges bien rico, imagínate hasta se ha venido sin que lo toque mientras le cuento como me das de tu vergota. Le conté.

    • ¿Cómo crees? Pero entonces ni el atole te bate, jajajaja que mega cornudazo es tu marido, vaya si es pendejo, pero, ¿a ti te gusta que sea así? Volvió a preguntarme.

    • Pues a mi me encanta, tengo un marido maravilloso, que me mantiene estupendamente bien y encima de todo está encantado de que tenga novio. Le respondí.

    • Pues por mí, mejor, así podré darte lo que te mereces sin que tenga broncas después. Me dijo.

    Y con eso se cerró la conversación y volvimos a coger, amor.”


    El fin de semana fue delicioso, pues aunque el viernes (ya sábado en la madrugada) no me dejó que me la cogiera, me tuve que conformar con masturbarme mientras le limpiaba la leche de Tony, sábado y domingo cogimos como locos, sobre todo recordando como se la había cogido su novio el viernes.


    La siguiente semana fue muy parecida, llegaba por Laurita a las 9, a veces la tenía que esperar hasta media hora porque estaban muy entrados con el “repaso” y ya hasta Tony salía a saludarme, me hablaba muy normal, y el miércoles cuando salió a dejarme a mi mujer nos invitó a una reunión que haría ese mismo sábado para festejar su cumpleaños, primero me saqué de onda, pero como vi entusiasmada a mi mujer, pues acepté. Eso sí, mi mujer todos los días que se vió con Tony llegaba muy bien moqueada y yo la limpiaba y sólo eso.

    Continuará. . .
     
    A Arahel y 020889 les gusta esto.
  12. Arahel

    Arahel Bovino adolescente

    Wow, amigo! Aunque esta vez te fuiste muy rápido con la historia, también estuvo buena.como la anterior, felicidades
     
    A adrova le gusta esto.
  13. Del79

    Del79 Becerro

    Que buena historia de vdd... esperamos la continuación, y de vdd ojala puedas subir unas fotos de tu mujer, estaría de pelos....
     
  14. adrova

    adrova Becerro

    Bueno, continúo con la historia donde la dejé:


    Pues llegó el sábado, día de la reunión por el cumpleaños de Tony, la verdad estaba nervioso, porque no sabía si era normal que el novio de mi esposa nos invitara a una reunión, si hasta canceló las clases del viernes, por lo que esa semana solo “atendió” a mi mujer lunes y miércoles.

    Yo me vestí muy informal, pantalón de mezclilla y una playera de superhéroes, mi mujer, aunque también iba muy informal, la verdad es que se veía muy sexy, pues llevaba una minifalda de mezclilla verde agua que parecía estar desgastada, muy pegada y como 4 cm arriba de medio muslo, una playera blanca muy normalita y sus tennis.

    En cuanto llegamos a casa de Tony me di cuenta que llegamos muy temprano, porque solo estaban él y un amigo suyo, total que mientras iban llegando los demás invitados mi mujer se sentó a platicar en un sillón de la sala y su teacher me llamó para platicar con él en la cocina, y más o menos se dio la siguiente conversación:
    • Nunca había conocido a una pareja como ustedes. Empezó Tony.

    • Jeje, la verdad es que yo tampoco, pero para serte sincero, fue muy difícil para que ella fuera así de “abierta”, tu me entiendes, no? Le contesté.

    • Jajajajajaja, pues la verdad, desde que la vi en mi clase me pareció preciosa, y siempre se vistió sexy, por eso es que empecé a abordarla. Me dijo él.

    • Mira, ese también fue un cambio muy radical, antes no era así, creo que llevo más de dos años con esto de que ella sea completamente libre y de los primeros cambios fue su guardarropa. Le contesté.

    • Entonces te debo felicitar, aquí entre nos y con todo respeto, haz emputecido riquísimo a tu esposa. Puntualizó.

    • Jajajaja, no creo que sea completamente una zorrita como dices, una cosa es que por fin haya aceptado tener sexo con otra persona y otra es que ya sea toda una putita. Le contesté bajando la voz.

    • Jeje, si quieres te demuestro sin lugar a dudas de que tu mujer ya es todo un putón, es más, vamos a ponerlo interesante, que te parece si apostamos. Me reta su teacher.

    Yo estaba muy fuera de lugar, no me esperaba hablar con tanta franqueza de mis cuernos y de que tan puta era mi mujer con el novio de ella, pero la verdad es que me daba mucho morbo y decidí aceptar.
    • Me parece bien, pero no deben quedar dudas, que te parece si apostamos una botella de Johnny Walker etiqueta azul. Le comenté.

    • Es una botella muy cara, pero acepto, estoy seguro de que podré demostrar sin lugar a dudas que tu mujer ya es todo un putón hecho y derecho. Así formalizamos la apuesta, nos dimos la mano y nos fuimos a la sala.

    Mi mujer inmediatamente nos recriminó diciéndonos que no debemos perdernos por tanto tiempo, que ya llegaron los invitados y nosotros platicando como señoritas, acto seguido Tony nos presenta con sus amigos como una pareja de esposos en el cual mi mujer era su alumna, eran 6 hombres, de los cuales 2 tenían pareja, aunque inmediatamente las 2 mujeres se fueron a la cocina y mi esposa se quedó platicando con los 6 hombres, yo estaba detrás viendo todo de pie y en eso su teacher se acercó a mi mujer y le dijo algo al oído, no tardó mucho, pero solo vi como ella sonrió y acto seguido hizo algo que me dejó boquiabierto, abrió sus piernas todo lo que le permitió su minifalda, por lo que su tanguita blanca se veía completamente clara desde casi cualquier posición, al principio fue incómodo pues los amigos de Tony me volteaban a ver y yo solo esquivaba sus miradas, aunque ya me estaba excitando mucho, la conversación siguió y el momento de incomodidad pasó pues aunque mi mujer nunca cerró las piernas ya todos hablaban normalmente, aunque claro, se veían mucho más animados, hasta uno de ellos sacó su cel, le tomó una foto a mi esposa tan campante y no pasó nada.

    Laura no cerró las piernas hasta que Tony se sentó a su lado con el pretexto de darle una cerveza, así estuvieron platicando un rato, aunque desde el principio noté como su teacher le empezaba a acariciar las piernas a mi esposa delante de todos, pero eso no era lo peor, sino que mi mujer no solo se dejaba hacer sino que también le ponía la mano en su pierna, después se levantaron a seguir charlando porque Tony les iba a enseñar su casa a sus amigos pero mi sorpresa fue mayúscula cuando veo que toma a mi mujer de la cintura y ella se repega a él lo más que puede, yo estaba que explotaba de excitación, así que seguí al grupo.

    Cuando regresamos al piso de abajo después del tour, mi esposa anunció que las cervezas empezaron a hacer efecto, por lo que tenía que ir al baño, pensé que ese era un momento perfecto para confrontarla, pero pensando eso veo como Tony le dice algo al oído y cuando se separan le da una muy buena nalgada, a lo que ella solo se voltea, le sonríe y le manda un beso.

    En cuanto va al baño la alcanzo y más o menos se da la siguiente conversación:

    • Amor, ¿por qué te comportas así? No ves que Tony nos presentó como marido y mujer. Le reclamo, pues mi tono de voz es algo fuerte aunque no muy convincente.

    • Ay amorcito, no te molestes, recuerda que Tony es mi novio, así se comportan los novios, además de que es su cumple, no puedo dejarlo solito. Contesta ella, y de inmediato me toma de la verga, siente que está completamente parada me sonríe y dice. Además, por lo que veo, tú estás más que encantado de que me comporte como la noviecita putita de Tony, así que aguántate. Se metió al baño y me cerró la puerta.

    Regresé a la reunión y aunque me sentía un poco mal por la humillación que me estaba haciendo pasar mi esposa, la verdad no solo me excitaba sino que pensaba que también era mi culpa por hacer esa ridícula apuesta con Tony. En cuanto regresó mi mujer del baño se abrazó con Tony y así se quedó recargada en su pecho mientras él seguía platicando y tomándola de la cintura.

    Así estuvieron toda la reunión, comportándose como novios, yo platicaba con alguno de los amigos de Tony sobre todo de deportes, aunque nunca les quité los ojos de encima, y en la cena fue peor (o mejor, jeje, nunca había estado excitado por tanto tiempo seguido, quería ir al baño a masturbarme, pero tenía miedo de que si lo hacía y cuando viera a mi mujer comportándose así sin la excitación ya no me gustaría, así que me aguanté) porque ellos se sentaron juntos y yo enfrente, pero hasta parecían pareja, pues se daban de comer en la boca, hasta se empezaron a dar besos de piquito, y claro Tony nunca dejó de acariciarle las piernas a mi esposa, y todos sus amigos me volteaban a ver, los hombres con una cara de que yo era un pendejo, algunos hasta soltaban la risita y las mujeres volteaban a ver a mi esposa con desagrado y a mi con compasión, era un sentimiento muy raro el que sentía, pues por un lado estaba excitado como nunca, pues me sentía orgulloso de que mi mujer pudiera levantar tantas pasiones y por otro me sentía mal por la humillación.

    Después de la cena me di cuenta de que mi mujer y Tony desaparecieron, uf, con todo lo que había pasado en la dichosa reunión era obvio dónde y qué estarían haciendo,lo único bueno es que la música estaba bastante fuerte y todos estaban ensimismados en sus conversaciones, hasta que uno de sus amigos (que se llama Brandon y que también es de allá) se acercó a platicar conmigo:

    • Hola Alberto, eres el marido de Laura, no? Me pregunta con una sonrisa como burlándose.

    • Si, soy yo, tu eres Brandon, no? El otro americano. Trato de cambiar la conversación.

    • Si, el mismo, oye, que hermosa mujer tienes amigo, además de muy alegre. Sigue con lo mismo.

    • Si, siempre es el alma de las fiestas. Le contesto tratando de cortar el tema.

    • Pero no la he visto, ¿no sabes dónde pueda estar? Me pregunta.

    • No, pues tampoco la he visto, ni a Tony tampoco. Respondo de la manera más tonta del mundo.

    • Aaaaahhhhh, claro, tampoco está el buen Tony, jejeje, no te preocupes, supongo que en cualquier momento los volvemos a ver, lo más seguro es que tu mujer le esté dando su buen regalo de cumpleaños a mi amigo, ¿no crees? Me dice ya francamente burlándose de mí. Pero la verdad no sabía qué contestar, así que solo me reí y asentí.

    • .

    • Que bueno que usted entienda y que permita que su mujer sea así de cariñosa con mi amigo, seguro que si el regalo es tan rico como lo que nos mostró su mujer al inicio Tony estará más que contento. Siguió. Pero al mismo tiempo que me decía eso, sacó su celular y me mostró la foto donde se veía mi mujer completamente abierta de piernas y con su preciosa tanguita blanca expuesta, eso me excitó enormemente.

    • Jajajaja, seguro que Tony disfrutará mucho su regalo. Me sonreí y me levanté, pues estaba muy excitado pero no quería ser el centro de las burlas de sus amigos.

    Mi mujer y Tony no bajaron hasta pasados 15 o 20 minutos, yo estaba desesperado, sobre todo porque las miradas de sus amigos ya eran muy insistentes. Pero cuando bajaron (mi mujer con obvias marcas de lo que había pasado pues estaba completamente despeinada y caminaba muy gracioso) fue la cereza en el pastel, porque delante de casi todos los amigos de Tony me dice:

    • Amor, vámonos ya, que Tony me dejó muy cansada. Y casi escucho las risas de los amigos de Tony.

    • Bueno Tony, gracias, por la invitación y te debo una botella. Todavía respondí, pues estaba mega excitado y la verdad no pensaba correctamente.

    Ya en el coche le digo a mi mujer que se ve muy cansada, que qué pasó, ella solo empezó a sonreír, me besó apasionadamente y me dijo, amor, gracias por todo, estoy rendida, Tony me dio con todo y necesito mucho tu lengua, necesito que me alivies, además de que vengo completamente llenita de su crema. Solo bastó que me dijera eso para apurarme y llegar lo más rápido posible a casa, lo bueno es que somos casi vecinos y no tardamos más de 10 minutos.

    Continuará. . .
     
    A alucinado y 020889 les gusta esto.
  15. coleguita77

    coleguita77 Bovino adolescente

    Muy bueno camarada
     
  16. CDR68

    CDR68 Becerro

    Wowwww, cada vez que cuentas algo de tu esposa, me gusta cada día más, atrevida y bien sueltita.....
     
  17. ninja

    ninja Bovino maduro

    chale, qe pndjop
     
  18. adrova

    adrova Becerro

    Bueno, continuo con la historia donde la dejé, este día la tendré que dividir en dos:

    En cuanto llegamos y nos subimos al cuarto, no imaginaba lo que me esperaba pues mi mujer de inmediato se puso en 4 sobre la cama se subió la faldita que llevaba, se abrió las nalgas y me mostró su tanguita blanca completamente empapada de leche, pero lo increíble fue lo que me dijo: anda amor, necesito mucho tu lengua, pues me arde mucho mi colita, el regalo que le di a Tony por su cumple fue la virginidad de mi culito.

    Mi primera reacción fue enojarme, yo traté siempre de que me diera su culito, es más, hasta pensé que cuando estaba haciendo mi trabajo con los consoladores, lograría que me abriría su puerta trasera, pero nunca quiso, es más, pensé que cuando se acostumbrara a dildos más grandes que mi verga tendría alguna oportunidad, pero ella hasta se molestaba cuando lo intentaba, pero ahora con Tony, llevaba 2 semanas de novia con él y ya le había aflojado el culo, de qué se trataba. Pero mientras pensaba todo eso, veía como se le estaba escurriendo la leche, como se veía su culito todo rojo y un poco abierto, fui recordando todo lo que pasó en la reunión, la excitación que me dio toda la situación, y empecé a excitarme, mi esposa solo me decía, anda amor, que me arde mi colita, e hice lo único que podía hacer, me puse detrás de mi mujer, olí ese intenso olor a semen y empecé a limpiar, primero lamí la tanga porque estaba muy sucia de leche, hasta el momento no había sentido tanto el sabor a Tony como hasta ese momento, sabía algo amargo, pero no me molestó, cuando la tanga estaba otra vez limpia, se la hice a un lado y hundí mi cara con mi lengua por delante en todo su culito, estaba inundado de leche y muy rojo, se ve que su teacher le había roto el culito con todo, pero parecía que mi esposa estaba aún terriblemente excitada, pues empezó a decirme que le aliviaba mucho que le limpiara bien el culo, y hasta empujaba sus nalgas hacia atrás para que yo le enterrara más la lengua, gemía, gritaba, me decía que ahora sí era un putón, pues por fin le había dado a su novio algo que nunca le había dado a su marido, estaba como loca y terminó con un orgasmo muy, pero muy escandaloso (ayudado de mis dedos en su panochita, claro), y en cuanto terminó se tiró boca abajo y casi de inmediato se quedó dormida, fue algo rápido, pero muy intenso, la verdad cuando vi que seguía muy rojo su culito, aunque ella se había quedado dormida, yo seguí lamiéndoselo como tres cuartos de hora más y terminé corriéndome encima de sus nalgas..

    Ya al otro día y mucho más tranquilos (o eso creía), le pedí que me contara todo lo que había pasado, que la verdad no estaba de acuerdo en que le haya dado el culo a Tony, que yo era su marido y que tenía mucho más derecho a eso que un casi desconocido. No pensé que algo así la molestaría tanto, ella empezó a decirme que no me pasara de pendejo, que estábamos en esto por mí, que no me hiciera tonto, como si ella no se hubiera dado cuenta de que cuando jugábamos con los dildos siempre yo hablaba como si fuera otro el que se la cogía, que obviamente ella empezó a tener fantasías con otros y que por fin que ahora las podía cumplir que no podía echarme para atrás, además que en la reunión ella se comportó como una zorra con Tony delante de todos y que en lugar de hacer algo estaba todo excitado y duro como un cornudo baboso, que se dio cuenta cómo veía y disfrutaba como otro hombre la trataba como si fuera suya sin decir absolutamente nada, y que al final de la reunión, a pesar de que ella había anunciado que Tony le había dado una mega cogida yo, como buen cornudo hasta le había agradecido la invitación, y que a pesar de que ella no me ocultó que se la había enculado yo le había hecho una gran limpieza de culo, y que seguramente había terminado como un pendejo en mis pantalones después de lamer toda esa leche, y que no le ocultara la apuesta que hice con su novio que qué marido en sus cabales apostaría a otro hombre que su mujer no podría comportarse como una zorra delante de desconocidos, sobre todo si sabía que ese juego lo disfrutábamos todos. Me sentía muy extraño, pues mi mujer prácticamente me regañó, pero se veía tan sexy, pues solo traía la tanguita de anoche y una playera blanca, así que mientras me decía todo eso, yo recordaba lo excitado que estaba, además de que extrañamente me excitaba que me hablara así, por lo que mi cuerpo empezó a reaccionar, ella se dió cuenta y se empezó a reír, diciéndome, ya ves, te recuerdo lo cornudazo que eres y hasta te excitas, mejor haz lo que mejor sabes hacer y comeme el conejito, que ayer entre la enculada de Tony y tu limpieza de mi trasero no obtuvo la atención que se merece. Dicho eso se sentó en mi boca y empezó a cabalgarme pero diciendo cosas muy agresivas como “así cornudo, hazme terminar de la única manera en la que lo logras, con la lengua”, hasta se movía de tal forma que mi lengua fuera de la panochita al culito, diciendo: “qué bien sabes usar la lengua, ayer mi novio me dejó bien adolorida del culo pero tus fantásticos trabajos de lengua me lo curaron”, así estuvo por bastante tiempo, y la verdad sentía que ya empezaba a insultarme pues también me decía cosas como “pinche cornudo, te gustó que ayer todos los amigos de mi novio supieran claramente quien es mi macho” o “me encanta que mi novio me encule y mi marido obedientemente me limpie”, y debido a todo lo que decía y a la forma como me cabalgaba la boca terminé irremediablemente y como mi mujer me montaba viendo mi verga se dio cuenta y empezó “jajajaja, tan pronto ya te vaciaste, seguro solo de recordar la leche de mi novio, si hasta te gusta más que a mí” y terminó entre gemidos y gritos de “cornudo”.

    Continuará...
     
    A 020889 le gusta esto.
  19. adrova

    adrova Becerro

    Bueno y ahora les comparto la segunda parte:


    Después de tremendo mega orgasmo terminamos rendidos pero ya mucho más tranquilo le pedí que me contara qué había pasado ayer, pero parecía que ella quería seguir haciéndose la difícil porque me decía que no, que me ponía muy loco, que todavía que disfrutaba mucho de saber que su novio la enculaba bien rico me enojaba, terminé pidiéndole perdón por lo que había pasado y prometí no volver a enojarme por nada de lo que hiciera, que aceptaba que me encantaba saber que tuviera un novio que la atendiera como se merecía y que sus amigos lo supieran, ella al fin me dijo, está bien cornudito, te contaré todo lo que pasó ayer pero al final te va a tocar comerme el conejito de nuevo, pues de recordar lo que pasó me voy a volver a excitar y como seguro que aún no se te va a parar tienes que complacerme de alguna manera. Yo acepté todo lo que me pidió con gusto y se dio más o menos la siguiente conversación:

    • Antes que nada amor, quiero saber qué te dijo Tony cuando salimos de la cocina. Empecé yo.
    • Aaaahhh, me dijo que el pendejo de mi marido le había apostado que no me atrevería a comportarme como su novia, que aún creías que me tenías completamente controlada. La verdad es que eso me dio coraje, porque como te dije ahorita, yo se que tu tuviste mucho que ver con que ahora yo sea así, por eso es que decidí hacerle ganar la apuesta a mi novio, le dije que no se preocupara, y lo primero que se me ocurrió fue abrir las piernas, para mostrarte sobre todo a ti en lo que me habías convertido. Me contestó ella.
    • Bueno, eso ya me quedó claro, pero me hiciste perder una botella muy cara amor. Le respondí. Pero pasemos a lo bueno, ¿cómo te desvirgó el culito amor?
    • Jajajaja, si serás cornudo, lo que te importa es saber como me clavó mi novio, verdad. Bueno, te diré que desde el inicio Tony intentó darme por culo, pero no lo dejaba, pues aunque siempre he pensado que me daba tanto placer que se merecía que le diera todo lo que me pidiera, le decía que no, que por ahí no, que me dolería mucho, que si ni a mi esposo con una verga mucho más pequeña lo dejaba, mucho menos a él que tenía semejante tranca, pero la verdad siempre insistía. Mientras cabalgaba su tremendo palote me metía un dedo o mientras me daba cuando estaba empinadita me metía uno o hasta dos dedos. Después de la segunda cita ya lo dejaba hacer, me daba tanto placer que me importaba muy poco lo de sus dedos en mi puerta trasera, solo que cada que intentaba meterme el palo por ahí, lo rechazaba, y él siempre me decía que me dejara que ya vería como me gustaría la enculada y que hasta pediría más como la buena puta que era, que no tenía la culpa de que mi marido fuera tan pendejo como para no saber encular a su propia esposa, así fue que pensé en darle ese regalito el día de su cumple, es más, el miércoles que fuiste por mi le había dicho que se preparara porque el sábado le daría mi culito de regalo, que tuviera todo preparado, y la verdad es que me sorprendió mucho que te invitara a la reunión, pues el plan era que yo viniera a la reunión sola y que me quedaría hasta el final para darle su regalo, hasta le reclamé por teléfono el jueves, lo amenacé con que no le daría mi culito porque invitó al inútil de mi marido pero me dijo que no me preocupara que seguramente nos daría tiempo para que le diera su regalo, pero que el sábado me regresaba a casa bien enculada, además de que sería más excitante encularme mientras mi marido estaba abajo en la reunión platicando con sus amigos, uf, verdaderamente yo ya tenía mucha curiosidad por probarlo por ahí, ya que cuando me metía dos dedos ya no me dolía y hasta me producía cierto placer además de que me prometía que me iba a encantar. Ya el sábado por eso andaba tan cariñosa con él, esperando el momento en que me estrenara mi colita, me sentía a la vez nerviosa y excitada como la vez que me quitaste la virginidad. Cuando en la cena, Tony me dice, mira nena, cuando terminemos de comer te haces la desaparecida y yo con el pretexto de ir al baño te alcanzo en mi recámara para comerme ese regalito que me traes y me estrujó las nalgas, te juro amor, que solo con eso ya casi termino, ya traía la tanga bien mojada así que en cuanto se me dio la oportunidad subí hasta su cuarto y me di cuenta que estaba bastante preparado pues tenía lubricante en su buró, uf, solo de verlo quería tocarme, pero me aguanté aún como 5 minutos hasta que Tony entró, estábamos tan calientes que de inmediato empezamos a besarnos, a tocarnos y a desnudarnos, como siempre, me pidió que me quedara con los tennis y con la tanguita, me arrodillé a mamársela mientras empezaba a decirme cosas sucias como “así puta, mama bien la verga que te va a romper el culo”, yo ya no podía más así que empecé a masturbarme y así llegué a mi primer orgasmo, cuando Tony lo creyó conveniente me dijo “ahora sí nena, empínate bien en la cama” y hasta me dio una almohada diciéndome que si me dolía mucho la mordiera, pero de que me iba a ir con el culito bien roto me iba a ir. Obediente le hice caso, él empezó por escupirme en mi culito y hacerme masaje con los dedos y a untarme el lubricante que, por cierto, olía a chocolate, mientras yo no perdía el tiempo y me masturbaba para mantenerme muy caliente, de repente Tony dice, bueno nena, es hora de romperte ese precioso culo que tienes, pero ya verás como hasta pides más, y sentí la punta de su tremendo palote en mi colita y me dijo relájate nena, al menos hasta que te entre la puntita, y así poco a poco me la fue empujando, mientras yo seguía masturbándome con todo, cuando de repente siento como si me desgarraran mi colita, sentí mucho ardor, más que dolor por lo que de inmediato mordí la almohada, porque también estaba decidida a entregarle mi colita, pasara lo que pasara, él me decía, aguanta nena, aguanta, lo difícil es el principio, yo me sentía morir, me ardía mucho pero aguantaba, hasta dejé de masturbarme, pues sentía como me partía en dos por detrás, hasta que sentí sus huevos chocando contra mis nalguitas, ahí se detuvo y me decía, listo nena, estás completamente enculada, esperemos que tu culito estrecho se acomode a mi verga, poco a poco el dolor se fue aplacando, cuando Tony vio que yo empecé de nuevo a masturbarme empezó a moverse, no podía creer que el dolor tan fuerte que sentía podía mezclarse con un placer tan intenso que empezó a crecer dentro de mí, y naturalmente empecé a gemir y a gritar, eso excitó y animó a Tony que empezó a cabalgarme de forma más dura mientras me decía, ya ves puta, te dije que te iba a gustar, y la verdad es que la mezcla de dolor y placer era muy rica, no se cuanto tiempo me estubo enculando mi Tony, pero debo decirte que terminé pidiendo más y que no me lo sacara, yo misma movía mi colita para sentir más adentro el palote de mi novio, hasta dejé de masturbarme para disfrutar completamente de la enorme enculada que me estaba regalando, se siente diferente de cuando me coje normal, pero me sentí mucho más llena, fue delicioso, sobre todo porque sentía como pegaban sus bolas en mis nalgas una y otra vez, hasta que de repente solo escucho gemir a mi novio mientras se empieza a venir dentro de mi colita, al sentir los chorros fríos dentro de mí no pude evitar terminar también entre gritos y gemidos, ¿a poco no se escuchó nada amor? Terminó preguntándome mi mujer.
    • No amor, por suerte la música estaba bastante fuerte, aunque trataba de escuchar algo no podía. Le contesté.
    • Bueno amor, así fue mi primera enculada, ya cuando terminó y me la sacó me ganaba mucho del baño pero Tony me dijo que aguantara para que tú me vieras con el culito bien rotito, le hice caso, solo me acomodé la tanguita, me puse mi mini y salimos a la reunión, lo demás ya lo sabes. Amor, ¿qué crees? ya me excité mucho de nuevo, acuéstate para que pueda cabalgar tu boca. Me comenta mi esposa.

    De inmediato me puse como me lo pidió, ella se sentó sobre mí y empezó a cabalgarme con furia mientras me decía cosas como “cornudito mío, acostúmbrate ahora a limpiarme el culito porque se lo voy a dar a Tony todas las veces que quiera” o parecidas, en todas tenía que recordarme lo bien que se la había pasado con su novio enculándola el sábado; después de un rato en donde me tomaba hasta del cabello para sentarse más fuerte en mí, terminó de forma escandalosa. Como yo no terminé le dije que me la quería coger, ella me sonrió y me dijo, “amor, estás tan excitado que seguramente con dos metidas vas a acabar como chamaco de secundaria, mejor te la sacudo yo”, lo peor es que tuvo razón, en cuanto me la agarró, no duré ni un minuto mientras me masturbaba.

    Al final del día (era domingo), ya en la cama y acercándome muy romántico a ella le dije que también quería probar su culito a lo que ella de plano me contestó: “amor, quedamos en que ya no ibas a decir pendejadas, ¿para qué lo quieres? Para venirte después de tres empujones, mejor eso déjalo para hombres que saben usarlo, estamos muy bien y muy felices como hasta ahorita, o a poco no te gusta darme placer oral, nunca me habías hecho terminar tanto y tan seguido, además a ti te fascina la leche de mi novio, ¿no?”, cuando dijo eso me hizo sentir mal, pero de inmediato empezó de cariñosa y terminamos cogiendo rico, eso sí, sólo por su panochita y no duré mas de 3 minutos.

    Continuará . . .

    PS: respecto a las fotos, estoy convenciendo a mi mujer para que se deje, el problema es que hace como un año tuvimos un problema con cierto amante de mi mujer respecto a unas fotos y un video (lamentablemente la esposa de este cabrón los vio y fue todo un desastre), entonces ella no esta muy segura de hacerlo, ya le dije que no se le vería la cara ni nada, pero estoy en esas. A ver si me da permiso. Saludos.
     
    A 020889 le gusta esto.
  20. Del79

    Del79 Becerro

    Orale que chido tu relato sigue igual de intenso y super caliente, ya hasta se me paro el cacarizo vale maiz, y pues si estoy en la espera de esas fotos, no quiero imaginarme lo buena que esta tu vieja, y poder hacerme unas chaquetas en su honor, no queremos ver su cara, solo su cuerpo, para que no haya pex....
     

Compartir esta página