El comprador meticuloso

Tema en 'relatos eróticos' iniciado por arelyx, 8 May 2015.

  1. arelyx

    arelyx Becerro

    Hola, iniciando mi faceta como escritora les presento esto:

    Mi historia es verídica, y el que lo dude que lo investigue, jejeje, todo empieza hace 5 años cuando yo era una adolescente en plena ebullición sexual, apenas empezaban a estar de moda los celulares con cámara y yo tenía el mío y con eso se relaciona el relato. En ese entonces vivíamos en mi casa, mi padre de 40 años que era agente de ventas de una empresa de químicos alimenticios, mi madre de 37 años que atendía una tienda de abarrotes en el primer piso de la casa y al mismo tiempo atendía una especie de tienda de telas junto con taller de costura en el piso de arriba, los comercios se comunicaban entre sí por una escalera de fierro en espiral sin cubiertas, ah y también vivía mi hermano Angel de 18 años.


    Ahora empieza lo interesante, mi madre llamada Leticia era un mujerón, blanca, 1.70 de estatura, 70 kgs magistralmente repartidos, sus medidas exactas eran 105-65-120, lo que tenía en el pecho, no eran tetas eran unos maravillosos tetones, erguidos, turgentes a pesar de los años, una cintura relativamente pequeña pero lo que prácticamente la hacía una hembra sensacional era el imponente trasero que empezaba con unas caderas amplias, anchas, generosas, muy bien estilizadas en forma de pera si se miraban de frente, seguía con unas enormes nalgas, ricas, respingonas, enormes, redondas y remataba con unos muslos bien formados, gruesos y unos chamorros gorditos, a los que les gustan las mujeres exhuberantes sabrán de que hablo.

    Como se imaginaran, mi madre era muy popular entre jóvenes adolescentes, adultos y ancianos que tenían la oportunidad de verla en la calle o en las tiendas, mi padre solía pasar toda la semana fuera de la ciudad y nos quedábamos solos.

    Yo seguía mi vida normal, como cualquier adolescente, hasta que un día descubrí la naturaleza erótica de los adultos, la casa está dividida en 2 , solo mi madre está regularmente en las tiendas; aparte de la escalera que las conecta, la tienda de telas se conecta con una puertita semiescondida a mi recamara, mis padres no sabían que yo ya tenía un duplicado de la llave así que cuando necesitaba algo de dinero lo tomaba de un cajón que estaba ubicado en la tienda, ese día yo iba por unas pocas monedas , entré y de repente escuche las escaleras haciendo ruido al ser pisadas, era mi madre y atrás de ella venía un cliente, la cara del señor era un poema mientras iba subiendo no podía despegar la vista de las enormes nalgas bamboleándose, ese día mi madre traía una falda larga, así que el señor solo podía imaginarse lo que el vestido tapaba, yo no quería que mi madre averiguara quien era el culpable de los robos hormiga así que como ya no alcanzaba a regresarme a mi cuarto me oculté debajo de una mesa con un mantel que bajaba casi hasta el suelo, una vez que entraron el señor ya entrado en edad sacó una enorme lista de telas por comprar, el señor se veía nervioso, ya lo había visto antes pero en la tienda de abajo, creo que era su primera vez que subía a la tienda de arriba, mi madre le pregunto cual era la primera tela a bajar , porque por si no lo había mencionado antes, las telas estaban en estantes, algunos muy altos, el señor le dijo el primer tipo de tela que necesitaba, mi madre tomó la escalera y la acercó a un estante, este era no muy alto así que bajó la tela y la depositó en la mesa, al parecer la lista del señor era lo de menos porque a partir de ahí el cliente empezó a pedir las telas que estaban en los estantes más altos, al subir mi madre casi hasta el último escalón superior, el cliente con una maña propia de su edad, aplicaba presión con el pie derecho sobre una de las patas de la escalera ocasionando que esta se bamboleara un poco lo que hacía que mi madre hiciera una expresión de miedo y desde arriba no podía ver bien que provocaba el movimiento de vaivén

    --- Señora, déjeme ayudarle a sostenerse

    Y empezó a subirse a la escalera, bajo mi madre y cuando estuvo con su nariz atrás de los chamorros de mi madre que eran cubiertos por su falda, dijo

    ---Señora, ayúdeme estoy por sufrir un ataque de epilepsia, por favor no se mueva, o nos caeremos ambos, mis ataques de epilepsia solo me atacan en la cabeza, le voy a pedir que no impida mis movimientos y no puedo soltarme de aquí porque podría caer al hacerlo

    Voltee hacia arriba y miré a mi madre sorprendidísima, como que no sabia que hacer.

    El señor empezó a mover su cabeza de un lado hacia otro como 5 veces, rozaba las pantorrillas de mi madre sobre la tela del vestido, mientras ella estupefacta sólo lo miraba desde arriba, a la sexta vez agachó la cabeza de más y luego la metió bajo la falda larga de mi madre, quien trató de cerrar las piernas en un acto instintivo pero el señor, ahora me daba cuenta que era un viejo mañoso, metió su cabezota entre las piernas impidiéndoles que se cerraran y seguía moviéndola de un lado hacia otro mientras mi madre empezó a soltar ayes de sorpresa, el señor todo un mañoso de primera, fue subiendo su cabeza hasta llegar con su nariz a la parte de atrás de sus rodillas, yo no perdía detalle desde abajo, en ese momento se me ocurrió poner a grabar el video, cómo yo estaba muy abajo podía ver todo sin que me vieran, en ese momento el señor abrió su boca y sacó la lengua y le empezó a dar pasadas a la piel de mi madre atrás de sus rodillas y a los lados, ya su movimiento lateral de cabeza era más acompasado y vi que mi madre entrecerró por un instante los ojos y espetó: -señor baje por favor,
     
    A 020889 y puga puga les gusta esto.
  2. arelyx

    arelyx Becerro

    Pero el cliente, por lo visto experto en las más insólitas mañas, subió un escalón, y ahora su cabeza se movía a la altura de medio muslo de las suculentas piernas de mi madre, y seguía lamiendo, ahora de arriba abajo con su lengua, que se notaba anormalmente larga, mi madre dejó de emitir ayes de sorpresa y en su lugar parecía decir un ahh sin sonido mientras seguía viendo el bulto que formaba esa cabeza que la estaba lamiendo impunemente bajo su falda, ella también empezó a moverse como queriéndose quitar, tal vez por poner un poco de resistencia femenina, pero esa lengua parecía estar pegada mientras lamía esos muslos lechosos, de suave y cálida piel que ahora estaba siendo violentamente lengueteada, en eso sonó un paso más en el peldaño de la escalera, la cabeza del viejo mañoso ya estaba a la altura de las enormes nalgototas de mi madre , sin dejar de mover su cabeza acompasadamente, de improviso abrió su boca grande y mordió la nalga derecha en la parte de abajo cerca de la región anal y fue cerrando suavemente sus dientes mientras mi madre daba un grito ahogado, de pronto se quedó quieto mientras mi madre tenía una cara de dolor con los ojos cerrados, el viejo sin soltar la nalga, fue sacando su lengua en movimientos laterales que poco a poco fueron abarcando más espacio a los lados mientras se acercaba poco a poco al ano de mi madre pero no llegó, luego la soltó y ahora mordió más arriba sobre su pantaleta, entonces pude ver la marca de los dientes en la piel blanca de mi madre, era un mordidon barbaro, el viejo mientras tanto ahora mordía con moderada fuerza la nalga izquierda màs o menos a la mitad sobre el calzón y así pasaron aproximadamente 5 minutos con este viejo mordiendo las enormes nalgas de mi madre y no conforme con morderlas les daba unos chupetones fuertísimos que le dejaban unos moretones muy visibles en todas las 2 nalgas, también pude ver que acercaba a pocos centímetros de su ano su lengua pero sin llegar a tocarlo.

    Mi madre estaba con la cabeza semi de lado con los ojos cerrados, pero extrañamente con la boca semiabierta como si lo estuviera disfrutando, a mi me pareció doloroso lo que le estaba haciendo ese viejo a sus nalgonas, tenía una mano sobre la voluminosa cabeza que estaba mordiendo su delicioso y voluminoso trasero bajo su falda

    De pronto, este viejo mañoso y de mil uñas, volteo su cuerpo y metió su cabeza entre las piernas de mi madre, quedándole su boca a la altura de la entrepierna de mi atribulada madre, mi madre, sorprendida ahora volteó su cabeza para mirar enfrente hacia abajo la cabeza del mañoso que parecía que ahora haría lo mismo, a lo que mi asustada y agitada madre le suplicó: -Por favor no me muerda señor, por favor no

    Por lo contrario, el señor mañas tenía su cabeza inmóvil, se miraba que tenía la punta de su nariz pegada a la entrada de la vagina con la tela del calzón de por medio, sólo se podía escuchar que aspiraba y aspiraba fuerte el exquisito aroma de una concha bien excitada, así estuvo por aproximadamente 2 o 3 minutos, cuando pareció haberse hartado de esencia femenina, sacó su enorme lengua y aparto con firmeza el puente de algodón de la pantaleta y la larga y gruesa lengua fue entrando muy lentamente en la cavidad vaginal, mi madre parada como estaba en lo más alto de la escalera empezó a retorcerse lento pero con fuerza, a medida que la, por lo visto mega hábil lengua del señor mañas, entraba y salía de la húmeda oquedad que se veía roja, rojísima de excitación, y empezó un caliente masaje lingual sobre la ardiente vulva de mi madre, de pronto se olvidó de la vagina y subió su lengua hasta ponerla encima del erecto clítoris que se miraba destacado, primero le dió un beso de piquito y luego poco a poco fue abriendo su boca hasta que habiéndolo prácticamente rodeado con sus labios, los cerró sobre su cálida víctima y por lo visto soltó un torrente de lamidas, chupadas, mordiditas sobre ese ápendice del placer que mi madre al parecer ya no soporto más y sus gemidos se hicieron más y más fuertes, pareciera que nunca se la habían comido por ahí

    -Aaaahhhhh, ahhh, ayyyy, ahhh, aaaaaaaaaaaahhhhhhh, ayyy, ayyyy, ayyyyyyyy, aaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhh

    Y con fuertes gemidos, se vino en un orgasmo brutal, sus caderas sin control empezaron a trazar círculos viéndola de lado, con tanta fuerza que pudieron mover junto con ella la cabeza de ese desconocido, temí que fuera a caerse, pero justo en ese momento el señor mañas subió sus manos para sostenerla, y lentamente la ayudò a bajar
     
    daniel fraile, 020889, mr_perico y 2 otros les gusta esto.
  3. nickolmo

    nickolmo Becerro

    excelente relato, espero la continuación mientras voy a mirar si ya puso la marrana if you know what i mean
     
  4. Arahel

    Arahel Bovino adolescente

    Iba muy bien el relato hasta:que se quedó en la:mejor parte!!!! Esperamos la continuación
     
  5. coleguita77

    coleguita77 Bovino maduro

    Está buena la historia
     
    A Arahel le gusta esto.
  6. adri43

    adri43 Becerro

    Sube fotos de tu suculenta madre,buen relato uufff
     
    A Arahel le gusta esto.
  7. JEEPERO

    JEEPERO Becerro

    Esta muy bien espero que continúes con la conclusión de esto o en caso de a ver terminado así (que no creo) pues avísanos jejeje
    saludos.
     
  8. INFIERNO_AZTECA

    INFIERNO_AZTECA Bovino de la familia

    Y la segunda parte?
     
  9. adrianhdz78

    adrianhdz78 Becerro

    buen relato muy excitante
     
  10. chiliga

    chiliga Becerro

    excelente relato ,pero falta la complementacion, que mas viste y grabaste y o te cachondeaste
     
  11. merolsatangel

    merolsatangel Bovino Milenario

    muy buen relato....y lo "bueno" que lo grabaste ;) venga la segunda parte!
     
  12. jrazo

    jrazo Becerro

    Y que mas pasoo????....... chula nos tienes emocionados y exitados
     
  13. kbrito_22

    kbrito_22 Bovino maduro

    Buena historia...
     
  14. coleguita77

    coleguita77 Bovino maduro

    Muy buen relato camarada
     
  15. One Million

    One Million Bovino maduro

    Pues segun es veridica y dice que grabo video, seria mejor que lo pasara
     
  16. Diana fogosa

    Diana fogosa Becerro

    Buen relato, un poco fantasioso pero te hace viajar
     

Compartir esta página